Archivo de la categoría: Prensa

Aquaplaning, cómo evitarlo

El peligro del aquaplaing

El agua en la carretera es una señal de peligro y desde Baseiria  hemos querido ofrecer una serie de precauciones para evitar el aquaplaning.

Desde Baseiria hemos querido ofrecer una serie de consejos para evitar el aquaplaning en una época del año en la que las carreteras mojadas por la lluvia hacen que los conductores puedan sufrir el tan peligroso aquaplaning. 

El aquaplaning constituye una verdadera amenaza debido a las condiciones climatológicas propias del final del verano y del otoño. Cuando los neumáticos no pueden expulsar toda el agua de entre el propio neumático y la carretera, el agua forma una especie de cojín por debajo del neumático por lo cual los neumáticos pierden su adherencia a la carretera y el conductor pierde el control del vehículo.

Si su vehículo empieza a hacer aquaplaning, debe levantar el pie del acelerador y pisar el embrague. No debe frenar ni de girar el volante con brusquedad. A medida que se reduzca la velocidad, puede que recobre el agarre a la carretera repentinamente. Cuando eso ocurra, lo que Ud. quiere es que sus neumáticos se hallen orientados en la dirección adecuada, y no hacia el tráfico que viene de frente.

El primer modo de reducir sustancialmente el riesgo de aquaplaning incluso mucho antes de sentarse al volante es comprobar de un modo regular la profundidad de los surcos de la banda de rodadura y asegurarse de que estén en buenas condiciones. Los neumáticos usados tienen unas prestaciones de expulsión del agua mucho peores, en la medida de que los surcos de la banda de rodadura pierden su capacidad de almacenar agua.

“La legislación establece que la profundidad mínima de los surcos de la banda de rodadura debe de ser de 1,6 milímetros, pero se debe tener en cuenta que los neumáticos pierden muy rápidamente sus propiedades anti-aquaplaning cuando los surcos empiezan a tener una profundidad inferior de unos cuatro milímetros.

Además de la profundidad de los surcos de la banda de rodadura, se debe prestar atención a la presión de los neumáticos, ya que unos neumáticos con una presión baja incrementan el riesgo de aquaplaning.

Otra forma de prevenir los riesgos de aquaplaning es mantener en todo momento una velocidad adecuada. En la carretera, nunca se debe de confiar ciegamente en la tecnología, ni considerar que los límites de velocidad son un valor mínimo. Incluso con neumáticos nuevos es posible no lograr evitar el aquaplaning si se conduce demasiado rápido bajo una lluvia torrencial. En este sentido, la medida de seguridad más importante que debe de respetar un conductor es conducir a una velocidad acorde con las circunstancias y las condiciones climatológicas. Cuando llueve copiosamente, se debería reducir la velocidad unos 15–20 km/h para permitir que el dibujo de sus neumáticos expulsen toda el agua de entre el neumático y la superficie de la carretera”.

Igual de importante es mantener las distancias de seguridad adecuadas con otros vehículos bajo la lluvia, puesto que las superficies mojadas incrementan la distancia de frenado. También se debe prestar atención a la superficie de la carretera. Las carreteras también se desgastan con el uso, y a veces las roderas y los baches pueden ser muy profundos.

En resumen, estos son las precauciones que, de acuerdo con Nokian, se han de seguir en época de lluvias:

  1. Compruebe la profundidad de los surcos de la banda de rodadura de sus neumáticos. La profundidad mínima recomendada es de 4 mm.
  2. Compruebe la presión de sus neumáticos. Unos neumáticos con una presión inferior a la recomendada reaccionan peor a las maniobras del volante y también incrementan el consumo de combustible.
  3. Ajuste su velocidad de un modo conforme a las condiciones del tiempo. Bajo una lluvia copiosa, Ud. debería reducir su velocidad en unos 15–20 km/h.
  4. Conduzca con calma. Mantenga una distancia de seguridad adecuada y conduzca a una velocidad razonable.
  5. Preste atención a la superficie de la carretera. Evite conducir sobre las roderas y sobre los baches puesto que el agua se acumula en los mismos.

Fuente: http://www.posventa.com/es/notices/2018/09/como-evitar-el-aquaplaning-

La “riada” en Pina de Ebro

La riada2 de marzo de 2015.

La riada en mi pueblo. Pina de Ebro.

Os dejo una imagen de como El Ebro con su gran poderío al pasar por Pina se comía todo…………. a punto estuvimos de tener que evacuar, tener que dejar nuestras casas a espensas de que entrase nuestro río, compañero de toda la vida, que en un momento dado de dio por arrasar con todo.

Gracias a un equipo de gente que trabajo sin descanso para reforzar la mota, y “no reventó”. El despliegue en el pueblo fue impresionarte, bomberos, militares, confederación hidrográfica, gobierno civil, autobuses preparados para la evacuación de los vecinos, parecía que iban a filmar una película.

Menos mal que paso nada, fue un susto, otra cosica para contar como se dice en mi pueblo, fechas que a los vecinos de esta villa y de las villas de la rivera se nos quedaran grabadas.

QUE FUERZA TIENE EL RIO……………..

 

CENTIMO SANITARIO

CE permite a España devolver sólo una parte del ‘céntimo sanitario’ para mantener el tipo mínimo del impuesto.EN CUMPLIMIENTO DE LA DIRECTIVA QUE REGULA LA FISCALIDAD ENERGÉTICA

CE permite a España devolver sólo una parte del ‘céntimo sanitario’ para mantener el tipo mínimo del impuesto

La Comisión Europea (CE) ha permitido al Gobierno español que devuelva sólo una parte del ‘céntimo sanitario’ que declaró ilegal del Tribunal de Justicia de la UE (TUE), dado que la devolución íntegra de lo cobrado indebidamente supondría incumplir la directiva comunitaria que fija el tipo mínimo del Impuesto sobre Ventas Minoristas de Determinados Hidrocarburos (IVMDH), conocido como ‘céntimo sanitario’, según confirmaron a Europa Press en fuentes de la Agencia Tributaria.

El pasado mes de febrero, la Justicia europea dictaminó que el ‘céntimo sanitario’ –el impuesto sobre los carburantes que aplicaban algunas comunidades autónomas– vulneraba la legislación comunitaria, y consideró que no se podía limitar en el tiempo los efectos de la sentencia porque el Gobierno español no actuó de buena fe al mantener este impuesto en vigor durante diez años.