Archivo de la categoría: Gasóleo calefacción

Aquaplaning, cómo evitarlo

El peligro del aquaplaing

El agua en la carretera es una señal de peligro y desde Baseiria  hemos querido ofrecer una serie de precauciones para evitar el aquaplaning.

Desde Baseiria hemos querido ofrecer una serie de consejos para evitar el aquaplaning en una época del año en la que las carreteras mojadas por la lluvia hacen que los conductores puedan sufrir el tan peligroso aquaplaning. 

El aquaplaning constituye una verdadera amenaza debido a las condiciones climatológicas propias del final del verano y del otoño. Cuando los neumáticos no pueden expulsar toda el agua de entre el propio neumático y la carretera, el agua forma una especie de cojín por debajo del neumático por lo cual los neumáticos pierden su adherencia a la carretera y el conductor pierde el control del vehículo.

Si su vehículo empieza a hacer aquaplaning, debe levantar el pie del acelerador y pisar el embrague. No debe frenar ni de girar el volante con brusquedad. A medida que se reduzca la velocidad, puede que recobre el agarre a la carretera repentinamente. Cuando eso ocurra, lo que Ud. quiere es que sus neumáticos se hallen orientados en la dirección adecuada, y no hacia el tráfico que viene de frente.

El primer modo de reducir sustancialmente el riesgo de aquaplaning incluso mucho antes de sentarse al volante es comprobar de un modo regular la profundidad de los surcos de la banda de rodadura y asegurarse de que estén en buenas condiciones. Los neumáticos usados tienen unas prestaciones de expulsión del agua mucho peores, en la medida de que los surcos de la banda de rodadura pierden su capacidad de almacenar agua.

“La legislación establece que la profundidad mínima de los surcos de la banda de rodadura debe de ser de 1,6 milímetros, pero se debe tener en cuenta que los neumáticos pierden muy rápidamente sus propiedades anti-aquaplaning cuando los surcos empiezan a tener una profundidad inferior de unos cuatro milímetros.

Además de la profundidad de los surcos de la banda de rodadura, se debe prestar atención a la presión de los neumáticos, ya que unos neumáticos con una presión baja incrementan el riesgo de aquaplaning.

Otra forma de prevenir los riesgos de aquaplaning es mantener en todo momento una velocidad adecuada. En la carretera, nunca se debe de confiar ciegamente en la tecnología, ni considerar que los límites de velocidad son un valor mínimo. Incluso con neumáticos nuevos es posible no lograr evitar el aquaplaning si se conduce demasiado rápido bajo una lluvia torrencial. En este sentido, la medida de seguridad más importante que debe de respetar un conductor es conducir a una velocidad acorde con las circunstancias y las condiciones climatológicas. Cuando llueve copiosamente, se debería reducir la velocidad unos 15–20 km/h para permitir que el dibujo de sus neumáticos expulsen toda el agua de entre el neumático y la superficie de la carretera”.

Igual de importante es mantener las distancias de seguridad adecuadas con otros vehículos bajo la lluvia, puesto que las superficies mojadas incrementan la distancia de frenado. También se debe prestar atención a la superficie de la carretera. Las carreteras también se desgastan con el uso, y a veces las roderas y los baches pueden ser muy profundos.

En resumen, estos son las precauciones que, de acuerdo con Nokian, se han de seguir en época de lluvias:

  1. Compruebe la profundidad de los surcos de la banda de rodadura de sus neumáticos. La profundidad mínima recomendada es de 4 mm.
  2. Compruebe la presión de sus neumáticos. Unos neumáticos con una presión inferior a la recomendada reaccionan peor a las maniobras del volante y también incrementan el consumo de combustible.
  3. Ajuste su velocidad de un modo conforme a las condiciones del tiempo. Bajo una lluvia copiosa, Ud. debería reducir su velocidad en unos 15–20 km/h.
  4. Conduzca con calma. Mantenga una distancia de seguridad adecuada y conduzca a una velocidad razonable.
  5. Preste atención a la superficie de la carretera. Evite conducir sobre las roderas y sobre los baches puesto que el agua se acumula en los mismos.

Fuente: http://www.posventa.com/es/notices/2018/09/como-evitar-el-aquaplaning-

Gasóleo calefacción, como ahorrar consumo.

Gasóleo calefacción.

Como ahorrar este invierno.

El gasóleo calefacción ya esta preparado para la llegada del invierno.

Acabado el asfixiante calor del verano, nuestra economía respira aliviada ante la bajada de la factura eléctrica (fin del aire acondicionado, del consumo extra de la nevera y congelador, de los ventiladores…) Un respiro temporal hasta que comience el frio invernal y volvamos a pedirle un esfuerzo extra a nuestra economía para hacer frente al gasto de gasóleo calefacción.

La calefacción supone una 47% de la factura energética.  Todo dependerá de la intensidad del frío, del tipo de vivienda y de el número de personas que vivan en ella.

Te ofrecemos unas pautas para ahorrar en calefacción y permitir reducir la factura entre un 10 y un 40%.  Muchas veces no hace falta una inversión extra para conseguir esto, con unos cambios de hábitos y algunos consejos se puede maximizar el calor generado por la caldera de gasoil y en consecuencia notarás un significativo descenso en la factura de gasóleo calefacción.

La instalación

-Es importante antes de comenzar la temporada de invierno realizar una revisión de nuestra caldera por una profesional. Una puesta a punto del quemador es indispensable para conseguir que la combustión sea correcta y el rendimiento de la caldera sea el óptimo.

Cuando la caldera es muy antigua es recomendable plantearse su  renovación.  Por supuesto que no son baratas, pero actualmente los modelos de calderas son más eficientes y tienen un mayor poder calorífico con un menor consumo, con lo cual la inversión a medio plazo se recupera.

https://tifell.com/es/index.php

-Importantísimos purgar los radiadores.  En verano con la inactividad, los conductos se llenan de aire y se crean bolsas que impiden el paso del agua caliente.  Como consecuencia los radiadores calientan menos y tienen zonas donde están fríos.

La caldera gastará más al consumir más combustible para llegar a la temperatura exigida por el termostato.

Purgar los radiadores es sencillo.  Abriremos el purgador del radiador con una moneda o destornillador y dejaremos que el aire salga.  Sabremos que los conductos están vacíos cuando salga un poco de agua, es entonces cuando procederemos a cerrar los purgadores.

Ahorro gasóleo calefacción.  Purgar radiadores

Como purgar radiadores.

-Los radiadores no deben estar tapados por muebles.  Situaremos los radiadores en las zonas de la habitación donde pasamos mas tiempo, cerca del sofá, de la mesa de comedor.  Las sensación térmica será mayor.

– Una buena idea en instalar paneles reflectantes entre el radiador y la pared.  Esto hará que la pared no absorba calor y que este se rebote hacia la habitación.

-Un error muy común es colocar la ropa mojada encima de los radiadores.  Con ello no dejamos circular el aire, perdiendo una gran cantidad de calor.  La caldera tendrá que trabajar más, aumentado el consumo. Es más recomendable colocar un tendedero portátil cerca del radiador, pero sin taparlo. La ropa tardará un poco más en secarse, pero ahorraremos en calefacción.

-Otro error es apagar los radiadores de las habitaciones que no se utilizan.  Los expertos aconsejan mantener el radiador encendido aunque sea con menor temperatura.  La habitaciones frías afectan a la temperatura de la vivienda.

La vivienda

-Acondicionar la casa y aislarla del frio del exterior impedirá que el calor escape.

El calor se pierde principalmente por los cristales de las ventanas, paredes, rendijas de las puertas.  El aislamiento de las paredes se debe realizar cuando se construye la casa, poco podemos hacer aquí una vez construida la vivienda.  Las ventanas se pueden sustituir o instalar doble cristal, sobre todo si son ventanas enfocadas al cierzo.  Es cierto que esta inversión es importante, pero a largo plazo vale la pena por el dinero que ahorraremos en calefacción.  Se calcula que un 25% de calor se pierde por los cristales.

-Por el día si hace sol es conveniente subir las persianas,  la luz calienta los cristales y con ello la casa. Si está nublado es mejor bajarlas para ayudar a los cristales. Poner también cortinas en todas las ventanas que dan al exterior, actúan como aislante.

-Por último,las rendijas que hay en la parte inferior de las puertas, especialmente aquellas que dan a la calle, el jardín o la galería. Por la diferencia de temperatura suelen generar un corriente de aire que ayuda a escapar el calor (se pierde alrededor del 5%). Es una buena idea colocar alfombras o esterillas que aíslen  o mejor aún: burletes aislantes. Se llama así a los bajos de las puertas que tapan las rendijas.

Los hábitos

También podemos ahorrar dinero en la calefacción si cambiamos algunos hábitos y seguimos una serie de sencillas normas durante la temporada de frío.

-Los expertos aconsejan mantener una temperatura de 16-18 grados durante la noche, y entre 20-21 grados durante el día. Ten en cuenta que por cada grado adicional el gasto en calefacción aumenta un 7%.

-Es mas eficiente programar la calefacción con termostato que nos mantengan la casa a temperatura fija.  Si vas a estar unas horas fuera de casa, es mejor dejarla apagada.

-A la hora de ventilar la casa por las mañanas, con 10 minutos es suficiente para renovar el aire. Más tiempo sólo contribuirá a bajar la temperatura interior.

Medidas a tomar con el consiguiente beneficio para nuestra economía, que se vera recompensada con una bajada del consumo de gasóleo de calefacción.

Gasóleo calefacción a salvo del nuevo impuesto.

Los usuarios de gasóleo calefacción  quedamos exentos de este nuevo gravamen y se devolverá a taxistas, transportistas y agricultores.

El 27 de octubre el Consejo de Gobierno de Aragón aprobó el proyecto de Ley de Medidas para el Mantenimiento de los Servicios Públicos con el fin de engrosar la recaudación alrededor de 100 millones de euros en el año 2016.

Una de estas medidas es establecer un tipo autonómico de impuesto especial sobre hidrocarburos, con el que se recaudaran parte de esta cantidad, en concreto 18 millones.

Aragón es la segunda comunidad autónoma, tras Madrid con menor peso fiscal sobre gasolinas y gasóleos.  Con las modificaciones nos situaremos en la media de las comunidades autónomas.
En la actualidad, aproximadamente el  60% del precio del carburante corresponde a impuestos. Por cada euro que pagamos, solo 38 céntimos derivan del coste del producto y de los márgenes de beneficio de las petroleras.  Si se incluye la tasa autonómica la cifra sube a 40 céntimos. De los casi 60 céntimos restantes, más de 25 los recauda el Gobierno central y 34,3 la comunidad autónoma, en este caso Aragón.